emiliohernandez.info

Inicio » Uncategorized » El Petro y el Bolívar

El Petro y el Bolívar

Categorías

Anuncios

nuevo-cono-monetario-en-venezuelaEl Presidente Nicolás Maduro anunció la creación de una criptomoneda venezolana, denominada petro, respaldada con materias primas, en especial petróleo, oro, gas y diamantes.

Con esta decisión, nos unimos a una tendencia mundial de creación de criptomonedas, principalmente como iniciativas no gubernamentales. Algunos países también se han sumado a estas tendencias, aunque con diferentes estrategias. Japón, por ejemplo, le ha dado el valor de moneda de curso legal, con ciertas restricciones, al bitcoin.

El Presidente Maduro anuncia que con esta criptomoneda se hará frente al cerco económico internacional. Podría cumplir ese objetivo si progresivamente es aceptada como moneda de pago de bienes en el exterior, aunque podría también resultar que, como una acción política o geopolítica, las potencias de occidente prohíban su uso alegando, como siempre, lo primero que se les ocurra.

El petro sí tiene un enorme potencial en el escenario nacional: jugando un rol en la recuperación de la economía venezolana, porque tiene posibilidades de estabilizar nuestro sistema monetario. La Revolución tiene que evolucionar hacia un sistema monetario que sea la base de la protección del salario, lo que exige que se controle la devaluación y la especulación. Una moneda con respaldo del petróleo y de otras materias primas, dadas las enormes reservas minerales que tiene Venezuela, puede perfectamente jugar ese papel.

¿Qué tipo de criptomoneda será el petro?

Aunque todavía no se conocen los detalles de la implementación del petro, al ser una criptomoneda con respaldo, presumiblemente será muy diferente de las criptomonedas más populares, como el bitcoin, el ethereum o el litecoin, cuyos valores son fiduciarios, o sea, sin respaldo, y por lo tanto son criptomonedas netamente especulativas.

La mayoría de las criptomonedas son de este tipo, especulativas, lo que ha conducido a fuertes variaciones en sus precios. Estas monedas valen principalmente por su escasez y por el nivel de apetencia hacia ellas. En particular, el bitcoin es muy usado para actividades ilícitas, ya que no necesita de intermediarios que puedan rastrear las operaciones de pago, lo que se ha convertido en un problema de las criptomonedas especulativas.

Por otro lado, en un escenario de burbuja del ecosistema de criptomonedas especulativas, como el que se observa, muchos analistas han vaticinado que el mercado de dichas criptomonedas colapsará estrepitosamente.

Por el contrario, una criptomoneda con respaldo es otra cosa, porque tiene un valor real. En ese sentido, si una criptomoneda está respaldada con materias primas, su valor mínimo será el valor de canje por los bienes de respaldo. Al mismo tiempo, su valor máximo no debería estar tan distanciado de su valor mínimo, a menos que se desarrolle una espiral de especulación al alza más allá de su valor real, como sucede con el bitcoin, cuyo valor real es igual a cero.

El petro no sería la primera criptomoneda respaldada con materias primas. En mayo de este año, una compañía británica lanzó una criptomoneda llamada bilur con respaldo de petróleo. El bilur es equivalente a energía, es decir, un bilur equivale a 1 tonelada de petróleo, aproximadamente 11.6 megavatios de energía. Se pretende que su valor sea relativamente estable y el modelo de negocio de la empresa que lanza el bilur es cobrar pequeñas comisiones por el uso de la plataforma que permite transacciones seguras y sin intermediarios, sin hacer cobros por transacción.

Otra criptomoneda, el dinarcoin, está respaldada con oro, de modo que poseer esa moneda es equivalente a tener oro. Otras veces no se usa una criptomoneda sino la tecnología subyacente, la cadena de bloques (blockchain). El equivalente británico de nuestra Casa de la Moneda, la Royal Mint, utilizará la plataforma sobre la que se basan las transacciones con criptomonedas, la cadena de bloques, para realizar transacciones con oro.

¿Cómo se materializa el respaldo?

Esta es otra de las preguntas clave que el diseño del petro debe atender. El respaldo debe tener alguna forma de materialización. Por ejemplo, el dólar es respaldado por el petróleo de modo indirecto porque la mayor parte del comercio mundial de petróleo se realiza en dólares. Nosotros no tenemos poder económico ni somos una amenaza militar como para inducir este uso del petro a nivel global.

Si queremos que el petro esté respaldado por petróleo y que el público y los agentes económicos realmente lo perciban así, debería tener un respaldo más directo, por ejemplo que sea efectivamente utilizable como medio de pago, al menos, para el petróleo venezolano. El mismo razonamiento aplica para las otras materias primas de respaldo.

El respaldo no debe ser retórico, debe ser real, de lo contrario el petro corre el riesgo de caer en el terreno de las monedas fiduciarias, terreno en el que el bolívar ha perdido todas y cada una de las batallas monetarias desde febrero de 1983. Una moneda fiduciaria, en el contexto de un cerco económico internacional, pierde valor, no gana valor circunstancialmente como el bitcoin.

El respaldo del petro con materias primas hace prácticamente inviable su emisión con el mecanismo de minería, mecanismo esencial en las criptomonedas de orientación especulativa. Permitir que su emisión sea exclusivamente por minería internacional sería lo mismo que regalar, al voleo, petróleo, gas, oro y diamantes, las materias primas que lo respaldan.

Debemos tener un ente emisor de petros y la cantidad de petros emitidos debe guardar alguna relación con la capacidad de producción de las materias primas que lo respaldan. No sería la primera criptomoneda sin minería: el ripple, una de las criptomonedas más reconocidas, no usa minería para la generación de las monedas.

Coexistencia bolívar-petro

Este es otro de los temas fundamentales. Hemos llegado al punto en que es imprescindible respaldar el bolívar. La derecha nacional e internacional está intentando implotar nuestra economía con la cotización devaluacionista del Dólar Today y la colaboración de aliados internos, los que tienen el poder de fijar los precios.

Uno de los principios más importantes que se debería respetar con la adopción del petro es que la coexistencia bolívar-petro no sea competitiva. Si la coexistencia es competitiva, seguramente se devaluará aún más el bolívar, en favor de una preferencia hacia el petro, por su respaldo.

Deben crearse mecanismos que permitan que el petro sea, a su vez, respaldo del bolívar, no competencia del bolívar. Una manera de hacer esto es establecer soberanamente un tipo de cambio fijo bolívar-petro y garantizar la oferta de petros para ser comprados en bolívares. Esta relación permitirá que el bolívar se convierta en moneda de ahorro.

El bolívar no estará sujeto a una devaluación permanente sino a los avatares de la fluctuación del petro, según sean los precios de las materias primas que lo respaldan en el mercado internacional. Esto tiene sentido: es natural que nuestra economía se fortalezca si suben los precios de nuestras exportaciones y se ralentice si estos precios bajan, aunque haya mecanismos para acolchar el efecto de las fluctuaciones.

Si todos los bolívares compran petros, se estabiliza el bolívar, pero ¿esto es posible? Para simplificar las cuentas, supongamos que el petro es equivalente a un barril de petróleo y la paridad con el bolívar es de 100 mil bolívares por petro. Esta suposición no es tan descabellada, porque establece una relación indirecta del bolívar con el dólar de unos 2000 bolívares por dólar en estos momentos. Si esta paridad bolívar-petro se define así, entonces todo el circulante actual en bolívares equivaldría a menos de la milésima parte de las reservas. Parece mentira pero es así: la milésima parte. Consideren que el patrón oro establecía una relación 1:1 entre el circulante y el oro: pues con nuestro petróleo podemos establecer una relación 1:1000. Esta enorme diferencia entre las reservas petroleras y el circulante, a favor de las reservas, es una garantía de éxito del petro como estabilizador del sistema monetario venezolano. Lo que no nos exime de tener que hacer las cosas bien.

El vehículo para la venta de petros en el mercado internacional sería el sustrato de cadena de bloques, de modo que sería relativamente fácil la reventa a los demandantes de nuestras materias primas. El control del circulante en bolívares, y en particular del crédito y del gasto fiscal, entre otras medidas, serían vitales para contrarrestar la compra-venta nerviosa de petros en escenarios de caída de los precios del petróleo, con la consecuente fuga de divisas.

Una emisión muy limitada de petros para la conversión en bolívares lo convertiría en un recurso escaso, aún cuando representan una riqueza mil veces superior al circulante. Podría encarecerse el petro en bolívares y hasta crearse un fenómeno tipo “Petro Today”, que debemos evitar a todo trance. Debe haber oferta de petros para todos los bolívares.

Por otro lado una emisión desmesurada de petros para su venta directa en otras divisas podría desembocar en que los compradores internacionales se apoderen de parte de nuestras reservas de petróleo, gas, oro y diamantes. Este es uno de los riesgos que debemos caracterizar y evitar.

Democratización de las importaciones

Si el petro respalda al bolívar, o sea, a todos los bolívares de la economía, cualquiera podría comprar petros, aún en pequeñas cantidades. Un efecto colateral de la adopción de la convertibilidad fija bolívar-petro sería que se democratizan las importaciones y, en consecuencia, las compañías importadoras dejan de tener el papel desmesurado que han tenido en la fijación de precios sobre la base caprichosa del dólar paralelo.

Al estar al alcance de todos los venezolanos, el petro puede ser el motor de un sistema de micro-importaciones. Todos podríamos importar, especialmente repuestos e insumos para nuestras necesidades personales y comunales. Idealmente, deberíamos diseñar un sistema de control de capitales en este contexto, para orientar las divisas provenientes de petros a cubrir necesidades básicas.

Pasaríamos a un modelo de importación por demanda. Habría que potenciar y quizás controlar los servicios de courier internacionales. Quizás habría que crear una gran corporación de importaciones, con especialidad en micro-importaciones. Ipostel podría fortalecerse como servicio internacional.

Las importadoras actuales, que actúan casi en modalidad de oligopolio, tendrían que conformarse con el resto de la demanda de productos importados o cambiar su modelo de negocios.

Estabilización de la Economía

Dice Alí Primera “hacen falta muchos golpes para matar el chiripero y con uno solamente se mata la cucaracha”. Las medidas que hemos adoptado para combatir la guerra económica derivada de la devaluación espuria inducida por Dólar Today han sido muchas, entre focalizadas y dispersas.

Comenzamos con controles de precios, el famoso “dakazo”, la Ley Orgánica de Precios Justos (que no hemos podido hacer cumplir), hemos ido a fiscalizar panaderías y otros negocios, hemos descubierto galpones y locales donde se acapara comida y medicinas, hemos cerrado la frontera con Colombia, hemos sobrevolado el río El Limón en Zulia para detectar fuga de gasolina en pipotes, hemos patrullado las costas para evitar el uso de lanchas pesqueras para extraer alimentos procesados, hemos multado supermercados, hemos perseguido a bachaqueros, hemos publicado listas de precios regulados que luego no se cumplen, hemos llegado a “acuerdos” infructuosos con productores y con transportistas, hemos tenido que hacer vigilancia masiva para evitar el robo de cables eléctricos y de telefonía, hemos visto mermar la capacidad del transporte público y hemos tenido que hacer operativos de cauchos y repuestos, etc. La lista de acciones que consumen una enorme energía social, con resultados muy limitados, es mucho más larga.

Una sola acción resuelve en buena medida el 90% de estos problemas: revaluar el bolívar a un nivel razonable. Volveríamos a aproximarnos a un equilibrio en el que muchas actividades delictivas dejarían de ser tan groseramente rentables.

Proceso de revaluación

Gracias al eventual respaldo del bolívar con el petro, que a su vez estaría respaldado por materias primas como petróleo, oro, gas y diamantes, puede revertirse el proceso de devaluación y, más bien al contrario, iniciarse un proceso de revaluación. Un proceso de revaluación recoge parcialmente el agua derramada.

Un proceso de revaluación es estímulo a que los comerciantes saquen sus productos a la venta en vez de esconderlos, porque mientras más esperan, más barato tienen que vender. Es estímulo a que los ciudadanos no quieran gastar su dinero tan pronto lo obtienen, salvo en lo imprescindible, porque si esperan, comprarán más barato. Habrá más compradores de bolívares, con divisas, ante la expectativa de ganar. Eso ayuda en el proceso de revaluación. Va frenando la salida de productos al exterior. Con un bolívar fuerte, vislumbrado sabiamente por el Comandante Chávez, más bien habrá flujo de productos hacia Venezuela.

Nada de esto es sostenible indefinidamente, de modo que idealmente debe suceder hasta alcanzar un nuevo punto de equilibrio macroeconómico. No podemos desviarnos del objetivo de ser cada vez más productivos.

Luz al final del túnel

La única opción realista de revaluación del bolívar y de estabilización de la economía, en el escenario de una guerra económica y un cerco financiero, parece ser respaldar el bolívar con petróleo y otras materias primas. Podría perfectamente hacerse a través del petro, la criptomoneda anunciada por el Presidente Nicolás Maduro. Estamos a las puertas de una enorme oportunidad que debemos aprovechar. Desde una posición esencialmente optimista, advierto: el mecanismo hay que diseñarlo con mucho cuidado de los detalles, para evitar que lo perfore la burguesía con el apoyo del poder económico imperial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: