Imagen de solidez del petro

(Correo del Orinoco 18/10/18)

Una nueva arremetida alcista del dólar de guerra deja claro que las estrategias ortodoxas de política monetaria no nos funcionan. Debemos acudir a la artillería pesada: el petro.

Aunque falta poco para que se inicie la venta del petro en bolívares, sería de mucha ayuda que una intensa campaña enfatice dos puntos: su valor facial, determinado día a día por la fórmula de valor descrita en el nuevo papel blanco, y la insistencia en que será cambiado a razón de BsS 3600 por petro.

Sería aconsejable que haya una aplicación para celular y una página web que diga cuánto vale el petro y cuánto es el cambio indirecto del bolívar con otras divisas. Una aplicación que compita con las que ya conocemos y que evidencie que comprar a tasa dólar today será en lo sucesivo un pésimo negocio.

La defensa exitosa del bolívar es lo que determinará el éxito de la política económica, al menos desde el punto de vista del asalariado venezolano.

La inyección de valiosas divisas extranjeras en el mercado cambiario para estabilizar el bolívar tendría sentido si dispusiéramos de tales divisas de sobra. Al no disponer de esas divisas, considero un error inyectarlas en el Dicom o cualquier instancia del mercado cambiario. Vamos a perder esas divisas como fuga de divisas, algo que siempre nos ha sucedido.

En cambio, si inyectamos suficientes petros para su cambio por bolívares, no solamente podremos estabilizar el tipo de cambio usando nuestra divisa, que es convertible a otras divisas, sino que podemos hacer un control mucho mejor para evitar la fuga de capitales. Sólo hay que monitorear el blockchain y pedir rendición de cuentas a los que compran petros con bolívares en el mercado primario.

Sin medias tintas, para que el petro sea estabilizador del mercado cambiario hace falta (1) que se venda a la tasa fija de BsS 3600 por petro, tasa revisable en el futuro, (2) que se retiren del circulante los bolívares usados para cambiar por petros y (3) que no haya escasez de petros para su cambio por bolívares, es decir, que siempre haya oferta de petros.

Le economía es influenciada por hechos reales, incontrovertibles, y por expectativas a futuro. Es necesario definir el petro en términos de solidez. Es fundamental la seguridad con que se anuncie su valor facial en otras divisas, que cambiará según varíe el precio internacional de nuestras materias primas. Evidentemente tendrá un valor de mercado un tanto diferente, pero nadie debe olvidar su valor facial, el que honrará el Estado venezolano.

Debe haber contundencia en el mensaje de que el petro es una moneda cuyo valor está garantizado por el estado venezolano. El Estado puede ejercer el respaldo en minerales porque tiene el control de la producción minera.

La garantía de valor del petro y el bolívar por el Estado es nuestra única opción monetaria actualmente. Nuestras monedas no pueden ser fiduciarias en el contexto de un ataque severo a nuestra economía, liderado por la mayor potencia financiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s