¿Dónde quedan las ganancias?

Aunque es evidente que debemos estabilizar el bolívar para recuperar el salario y para reconstruir las estructuras de costos y precios, lo que redunda en mayor confianza e incremento de la producción, debemos analizar cada vez con más detalle lo que pasa con los flujos de mercancías y de dinero.

Hemos tratado de combatir el contrabando de extracción a la vez que tratamos de estimular las exportaciones no tradicionales, para no depender sólo del petróleo. Estamos tratando de reducir las importaciones, aumentando la producción. Parece lógico, pero tenemos que vigilar con más ciencia dónde quedan las ganancias, tanto de los importadores como de los exportadores.

En principio, como el bolívar no mantiene su valor, los capitales prefieren mantener sus ganancias en otras divisas, es decir, en el exterior. Pero si esas divisas se cambian en el Banco Central de Venezuela y los bolívares se reinvierten en el país, o si esas divisas se convierten en bienes que ingresan al país, estamos posiblemente en presencia de un retorno de la ganancia.

Claro, en macroeconomía se habla de agregados, es decir, de la suma de todos los casos. Si la ganancia agregada queda afuera, estamos mal. Esto es lo que nos ha hecho mucho daño.

Por ejemplo, el grupo Polar puso una planta de harina de maíz en Colombia y otra en EEUU, con plata que se ganaron principalmente en Venezuela. Muchos sospechan que con plata hecha haciendo fraude a los sistemas de administración de divisas. Las ganancias de esas plantas no las traen a Venezuela, pero las ganancias en Venezuela las invierten afuera. Ninguna diferencia con una trasnacional.

Cualquier defensa del capitalismo admite que sólo funciona como un sistema en el que las ganancias (la plusvalía) se reinvierten dentro del mismo sistema. Pero la burguesía venezolana exporta ganancias y, cuando puede, el capital entero.

El contrabando de extracción es pérdida de riqueza, a menos que el contrabandista traiga las ganancias para reinvertir en Venezuela o para importar bienes equivalentes. Las exportaciones legales podrían tener un efecto similar si el exportador, aunque pague impuestos, no usa sus ganancias en Venezuela.

Llegamos a la extraña conclusión de que un contrabando de extracción podría en algunos casos ser más beneficioso para nuestra economía que una exportación legal. Así es de contradictorio el capitalismo.

Tenemos que cuidarnos de autoengañarnos con fomentar exportaciones no tradicionales, a menos que haya una vigilancia sobre el destino de las ganancias. Concentrémonos en primer lugar en producir para autoabastecernos. En segundo lugar, para exportar, pero vigilando que la ganancia se traiga a Venezuela. Sobre todo en situación de guerra económica.

Un comentario sobre “¿Dónde quedan las ganancias?

  1. Hace algún tiempo, escuche el comentario de un economista en el que decía que los impuestos que se les cobraba a las empresas en Alemania, dependía del costo de los productos que vendían.Mientras mas caro era el producto, mas se les subía el impuesto que debía pagar al estado y así mantenían a raya el costo de los productos, fueran estos alimenticios o no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s