Propuesta unificada Bolívar-Oro y Divisa-Petro

En estos tiempos de rectificación y diálogo, de convocatoria del Presidente Maduro a hacer propuestas para corregir el rumbo de las políticas públicas, se hace necesario abordar uno de los problemas económicos más graves que tenemos, el de la devaluación continuada del bolívar. Nuestro problema no es tener un bolívar devaluado, sino tener un bolívar devaluándose continuamente, en especial por acción de mafias motivadas políticamente que tienen la intención de derrocar al Gobierno Bolivariano. Tenemos una gran oportunidad para la autocrítica leal, tan necesaria en estos momentos.

Se alega que podremos salir del atolladero incrementando la producción. Es cierto que el incremento de la producción contribuye a estabilizar la moneda, pero alcanzar ese objetivo es difícil sin una moneda estable. Tenemos el problema del huevo y la gallina. Debemos, a la par, estabilizar el bolívar y aumentar la producción.

Antecedentes

Durante los últimos años hemos tenido en la palestra pública una serie de propuestas monetarias, de las que el gobierno bolivariano ha sacado algunos elementos, elaborando, en mi opinión, una mezcla inefectiva de estrategias. En esa mezcla hay algo del Plan Real brasileño, usando el petro como unidad de cuenta, pero definiendo un petro paralelo anclado al dólar. A la vez, se ha dejado el bolívar a su suerte.

Tenemos un petro dual que es ineficaz y confunde a todo el mundo. Simultáneamente permitimos una peligrosa dolarización paulatina, no sabemos si temporal o definitiva, ante el silencio de las autoridades en este tema. La estrategia monetaria actual corona con una exagerada restricción monetaria y con una indigna persecución que hace el Dicom al dólar paralelo definido en el exterior por mafias enemigas de la Revolución.

En más de una ocasión hemos advertido que el Plan Real no funciona en Venezuela, a pesar de que los asesores extranjeros lo recomiendan sin considerar que las circunstancias son completamente diferentes. Con esta estrategia el bolívar sería moneda de sacrificio, para ser sustituida eventualmente por otra moneda (el petro) que primero es unidad de cuenta nacional y luego moneda de curso legal. Si los asesores extranjeros cobraran en bolívares, recomendarían otra cosa.

El Plan Real, un plan rabiosamente neoliberal, funcionó en Brasil para controlar la hiperinflación porque se hizo en alianza con la poderosa burguesía brasileña. En Venezuela la burguesía no es aliada del gobierno, más bien colabora con el sector golpista. El Plan Real incluyó sustanciosos préstamos de organismos multilaterales, cosa que en Venezuela no tenemos ni queremos.

Con respecto a la dolarización paulatina, es evidente que es inconstitucional. La moneda venezolana es el bolívar, como manda el artículo 318 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Hay muchos comercios con cajas para recibir monedas extranjeras, que actúan violando la constitución a los ojos de todo el mundo. La dolarización no es aceptable, ni siquiera siendo la condición que ha puesto un sector de la burguesía que aún realiza inversiones en el país.

Adicionalmente, se ha decidido cobrar impuestos no solamente en bolívares, sino en divisas extranjeras, lo que contribuye a la depreciación del bolívar. Los impuestos deben cobrarse en moneda nacional. El pago de impuestos es la herramienta por excelencia para sostener el uso y el valor de una moneda en un Estado-Nación. Cobrar impuestos en otras monedas es debilitar el Estado-Nación desde el mismo gobierno. Si debilitamos un frente en la defensa de la Patria, se hará más difícil defenderlo en los otros frentes.

No hay economista patriota que no afirme que es urgente estabilizar el bolívar, que debe ser la moneda de todos los venezolanos. Ni siquiera debemos adoptar el euro o el yuan, nuestra moneda debe ser el bolívar. La constitución podría cambiarse, pero después de que el Pueblo hable, en una votación universal y directa.

Se han planteado varias propuestas en diversos medios de comunicación que representan alternativas monetarias, en mi opinión, más nacionalistas, socialistas y apegadas a nuestra constitución, que la que se está implementando actualmente.

Bolívar-Oro

El más fervoroso proponente de una solución llamada bolívar-oro, fue el camarada Jairo Larotta, fallecido el año pasado, quien publicó en múltiples oportunidades explicaciones de cómo funcionaría este esquema, en especial en el portal Aporrea. Sería una moneda cuyo valor estaría determinado por las reservas de oro, pero no solamente sería la moneda de curso legal en Venezuela, sino una divisa. El circulante estaría limitado a las reservas de oro y Venezuela exportaría sus materias primas, en especial el petróleo, en esta divisa. Incluso en sus últimos escritos, Larotta proponía una rápida implementación del bolívar-oro como criptomoneda.

En mi opinión, esta propuesta es viable aunque tenía el problema caracterizado por el Dilema de Triffin, según el cual una moneda que a la vez es moneda interna y divisa con función de reserva de valor en el extranjero, a la larga traerá problemas. Al ser una sola moneda, debe tener una sola política monetaria. En este escenario, una política monetaria buena a lo interno podría ser mala a lo externo y viceversa. Los chinos entendieron eso y tienen dos yuanes, uno de uso interno y uno para comercio internacional.

Además, si este bolivar-oro es divisa que comienza a usarse como reserva de valor internacional, la limitación de la emisión sobre la base de nuestras reservas de oro podría sobrevalorar el bolivar-oro a niveles inadecuados. Una divisa venezolana debería tener un circulante relacionado con nuestra capacidad de exportación.

Una versión simplificada de la propuesta de Larotta está siendo impulsada por la colega Pasqualina Curcio. La principal diferencia es que el bolívar-oro de la profesora Curcio no es intercambiable por oro ni es divisa. La emisión de bolívares restringida por las reservas de oro permiten tener una disciplina en la política monetaria, reminiscente de una caja de conversión pero sin la libre convertibilidad por el oro.

En mi opinión, este esquema sería insuficiente para mantener el valor del bolívar en el actual escenario de guerra económica. De hecho, en estos momentos de restricción severa de la masa monetaria en términos de su equivalente en divisas, el bolívar sigue depreciándose, porque la depreciación es espuria, inducida por mafias cambiarias. También se depreciará del mismo modo si la masa monetaria se basara en las reservas de oro, sin que puedan cambiarse bolívares por oro y sin que el bolívar-oro sirva como divisa para exportar petróleo.

Sin embargo, este esquema de disciplina en la política monetaria puede ser parte de la solución.

Petro + Bolívar: Esquema de dos monedas

La creación del petro, hace año y medio, como criptomoneda respaldada primero en petróleo y luego en una cesta de materias primas, abre la posibilidad de posicionar una divisa venezolana en nuestro mercado petrolero.

Después de unos primeros escarceos con el mundo de las criptomonedas especulativas, como el bitcoin, el concepto de petro aterrizó donde debía, en ser una criptomoneda estable (stablecoin), es decir, estable como cualquier divisa seria.

Tener una moneda cuyo valor está garantizado por el estado venezolano, que se compromete a aceptarla como moneda de pago de nuestras materias primas de exportación (petróleo, oro, hierro, aluminio, etc.) al valor nominal definido soberanamente, nos provee de un anclaje relativamente estable. Aunque pueda parecer que los precios de las materias primas no son muy estables, si los comparamos con la devaluación del bolívar desde 1983, de hasta 9 órdenes de magnitud, los precios de las materias primas son muy estables.

Una vez establecida la fortaleza del petro, sólo habría que definir una paridad fija ( pegging ) entre el bolívar y el petro para lograr la tan ansiada estabilización del bolívar. La paridad fija es sostenible gracias a las enormes reservas minerales en Venezuela, que permiten emitir muchos petros y garantizar el valor de esos petros en materias primas.

Cualquier agente económico que desee vender el bolívar por debajo del precio determinado por la paridad bolívar-petro, estaría perdiendo dinero, porque el estado venezolano puede honrar tarde o temprano el valor del petro debido a sus ingentes reservas minerales. Por eso este esquema combatirá la depreciación espuria que hemos tenido por años.

El riesgo de fuga de capitales podrá controlarse con una ley que obligue a los compradores de petros en el mercado primario (es decir, a quienes le compren petros al Estado) a realizar importaciones de bienes necesarios para el país por el monto equivalente. Incluso se podrían exigir fianzas.

El petro sería divisa, el bolívar seguiría siendo la moneda de circulación nacional como manda el artículo 318 de nuestra constitución. Nada de devaluación infinita, nada de Plan Real neoliberal, nada de Dicom persiguiendo al Dólar Today, nada de dolarización, nada de cobrar impuestos en otras divisas, nada de eso. Tendríamos una política monetaria soberana, estabilizadora de los precios y protectora del salario.

Esquema Unificado Bolívar-Oro + Divisa Petro

Estas dos propuestas podrían complementarse en una “Propuesta Unificada” del bolivar-oro y el esquema de dos monedas (bolívar+petro como divisa). Se tendría la fortaleza de ambos esquemas si se articulan de un modo coordinado.

Paso a explicar las bases de la “Propuesta Unificada”, con un ejemplo incluido para que sea más fácil de entender:

1) Circulante en bolívares determinado por las reservas de oro. El BCV debe apuntar a dicho “circulante objetivo”

2) Se determina un valor ideal del bolívar-oro (relación entre circulante y reservas de oro) para determinar a su vez el volumen ideal de circulante.

3) Para facilitar la explicación supongamos que la relación entre circulante y reservas de oro hace que el bolívar-oro valga 1 céntimo de euro, o sea, 0,01 euros, valor que puede fluctuar según la cotización del oro.

4) Establecimiento del petro como divisa, con valor garantizado por la República en materias primas, anclado a una cesta de tales materias primas. Supongamos que esa cesta es 1 barril de petróleo + 1 gramo de oro, por ejemplo. Si el barril de petróleo está en 60 euros y el gramo de oro en 40 euros, entonces, el valor del petro garantizado por la República sería de 100 euros, valor que puede fluctuar según las cotizaciones del petróleo y el oro. Es decir, el valor facial sería fluctuante.

5) Si en un determinado momento el bolívar-oro vale 0,01 euros y el petro vale 100 euros, entonces automáticamente el petro valdría 10.000 bolívares-oro.

6) Implementar la libre convertibilidad entre el bolívar-oro y el petro, con el control de fuga de capitales explicado abajo, como si el petro fuera una divisa (que lo es por definición) al cambio determinado por el valor explicado arriba de las dos monedas. Sería un cambio fluctuante pero con un promedio relativamente estable.

7) Encaje bancario alto para evitar excesiva creación bancaria de dinero, es decir, evitar aumento excesivo de circulante, así como compras especulativas de petros y otras divisas.

8) Para controlar la fuga de capitales, instrumentar una Ley por medio de la cual el cambio de bolívares-oro por petros en el mercado primario conlleve una obligación de realizar alguna importación considerada importante para el desarrollo del país. Comprarle petros al Estado exigiría una obligación de realizar importaciones por el monto equivalente. Comprarle petros a un tercero no tendría esta obligación.

9) Quien quiera comprarle petros al Estado pero no quiera realizar ninguna importación, que adquiera certificados de ahorro en petros pagaderos en bolívares-oro para evitar la fuga de capitales.

10) La moneda de circulación nacional será el bolívar-oro, que se denominará simplemente bolívar, para cumplir con el artículo 318 de la constitución.

11) Establecimiento de garantías del Estado en términos de honrar el valor facial del petro al realizar exportaciones. Esto con la intención de mantener el valor del petro en el mercado internacional. Aunque tengamos países negados a negociar con petros, tenemos otros tantos países potencialmente interesados en el mismo.

12) Emisión inicial de 1000 millones de petros, que se mantienen en una reserva de petros, para cambio en mercado primario (en bolívares y en otras divisas)

Por supuesto, la ingeniería financiera para implementar este esquema requiere de un mayor nivel de detalle que el expresado en este artículo, donde sólo se pretende exponer las ideas principales.

Mientras más nos demoremos para estabilizar el bolívar, más pérdidas de riqueza tendremos, tanto en riquezas materiales como en talento humano. Es urgente estabilizar el bolívar, para devolverle a los venezolanos y las venezolanas el poder adquisitivo de sus salarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s